escultura

La escultura como proceso infinito de representación de la imagen.                                                                                                                      Mi camino de crecimiento con la escultura comenzó al sentir la necesidad de ese contacto con el espacio a través de las figuras, esa necesidad de experimentación natural con materiales propios que en contacto con las manos se mueven en direcciones rítmicas y crean cuerpos con vida. 

Pinceladas que siguen ese movimiento infinito en forma de contrastes;  luces y direcciones opuestas entre el yeso y los óxidos que bailan al son de la armonía.                                                                                                                                                                                                      Contacto directo entre los sentidos del tacto y la propia naturaleza que transforma los colores y les hace estar siempre vivos. Modelados de torsión y tallados en texturas terrenales que les hace ser siempre infinitos.


Las obras creadas desde dentro se trasmiten con fuerza en el contacto directo con la materia y  la escucha sobre uno mismo

                                                                                                                                                                                                       B.Rius

 

 

Premio Certamen Poesía Enrique Rius
Premio Defensa de la abogacía
El vuelo libre de la princesa Cristina.
"el principio"
La gran belleza
Uniones sólidas
La educación
Corre pos Siria
Real Jardín Botánico Madrid
Círculo Bellas Artes